Raquel estaba persuadida de hacer de esta la mejor experiencia de vida

Raquel estaba persuadida de hacer de esta la mejor experiencia de sus vidas

En California, donde vive al lado de su esposo, realizar un parto natural de esas peculiaridades está prohibido, debido a los peligros que conlleva para el bebé. Con lo que a Raquel no le quedó otra que habituarse a la idea.

Por ella, procuró información en Internet, contactó a otras madres que hubieran pasado por lo mismo y empezó a aprender sobre el tema.


El día del nacimiento de Alexa, Raquel estaba persuadida de hacer de esta la mejor experiencia de sus vidas. ¡Y de esta forma fue! Según ella misma cuenta, la pequeña nació sana, y pudo mantenerla en brazos, ver el vídeo de su nacimiento y también, aun, su esposo pudo recortar el cordón umbilical.

Nada mal, ¿no? Todos y cada uno de los temores se desvanecieron en un momento, y Raquel ahora tiene un fuerte mensaje que darle a todas y cada una aquellas mujeres que sientan sofocación de perder su espíritu materno por tener una cesárea:

“No me siento tal y como si me hubiesen robado el nacimiento o bien menos poderosa. ¡Esta cicatriz prueba que, en verdad, soy una madre fabulosa!”

Es por este motivo que tomó una fotografía de su cicatriz para mostrarle al planeta lo que significa dar a luz: en muchas ocasiones no es precisamente como lo planeamos, puede ser doloroso y largo. Mas lo más esencial es que deja una huella, así sea perceptible o bien invisible, en las personas. “No podría estar más orgullosa de esta cicatriz. No podría estar más orgullosa de mí.”

Nosotros asimismo estamos orgullosos de ella y felices con la llegada de su pequeña Alexa. ¡Gracias por ser valiente y compartir esta experiencia!

Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *