Priscilla volvió sola a Bulgaria a recoger al fin a su hijo apunto de morir

Priscilla volvió sola a Bulgaria a recoger al fin a su hijo apunto de morir

Tras aguardar cuatro meses a los trámites de la adopción, Priscilla volvió sola a Bulgaria a recoger al fin a su hijo.

Su nueva mamá y el enano pequeño viajaron cinco horas hasta la urbe más próxima al orfanato y veinticuatro horas de vuelos después, Priscilla estaba de vuelta en Estados Unidos. Mas al llegar allá, no fueron a casa, sino más bien de forma directa al centro de salud infantil. Allá es donde tomaron la próxima foto:

“Ryan estaba en estado crítico. Los médicos se preguntaban su edad y examinaban bien sus papeles. De todo el centro de salud llegaban médicos para poder ver al “diminuto pequeño de siete años”.

Absolutamente nadie había visto nada igual. Hombres adultos, médicos que seguramente habían visto cosas terribles en sus vidas lo tomaban de la mano y se echaban a llorar”, explica la madre en un artículo de Fb.

Mas cuando Priscilla explicaba a la gente que había orfanatos llenos de pequeños como Ryan en Bulgaria, todo el planeta se quedaba en shock.
“Bulgaria es un país hermoso, mas no tiene los medios de tipo económico precisos para cuidar a sus niños; hacen todo cuanto pueden. Todo cuanto precisaba Ryan era una sonda de nutrición. Lo que lo mataba era el hambre”, comenta Priscilla.

“Todos me afirmaban que me preparase a fin de que muriera. El alimento podía matarlo, los líquidos podían matarlo”, narra Priscilla. Mas, por una vez en la vida, la fortuna estaba de una parte de Ryan. Merced a un estupendo equipo de médicos y al apoyo de los familiares de su nueva mamá, el pequeño pequeño comenzó a medrar sano y fuerte. “Finalmente, el amor que el pequeño merecía lo hizo florecer. El esquelético pequeño cercano a la muerte de esta fotografía ya no existe: ha sido sustituido por un pequeño gordo y feliz, a quien le chifan los besos y las cosquillas”.

trece meses tras recogerlo de aquel orfanato perdido en una zona rural búlgara, Ryan ha ganado unos siete kilogramos y hace grandes progresos. La madre de Ryan confiesa que todavía les queda un largo camino por recorrer, mas asimismo están conmovidos con lo que el futuro le depara a su hijo.

“Mi hijo tiene un objetivo. Hay una razón por la que estuvo tantos años en una situación tan agobiada. Nos sentimos bendecidos por compartir esta historia con todos , y les solicitamos que recen por Ryan a fin de que prosiga medrando sano y fuerte”. Priscilla y su marido han creado asimismo una campaña de gofundme para poder habilitar una cuarta parte sensorial para Ryan: el amor de esta familia por su pequeño gran pequeño es inmensurable. ¡Hay gente buenísima en este planeta!

Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *